Prêmio Design MCB

El Premio de Diseño Museu da Casa Brasileira celebra este año su 34ª edición. ¡Y qué año! Estamos en medio de la pandemia y todas nuestras vidas y prácticas se han visto afectadas por la distancia necesaria. No fue diferente con el premio.

Obviamente, esto afectó todos los aspectos de los premios. Más claramente, cancelamos el evento en 2020, y ahora se reanuda, después de esta pausa. A pesar de los lamentos, reaccionamos a estos problemas y aquí estamos, con la gran noticia de que vuelve a suceder uno de los premios de diseño brasileños más importantes.

Si en tiempos más normales, en el caso de la categoría de producto, el proceso de evaluación de las entradas -primero a través de archivos digitales y, segundo, presencialmente- en contacto directo con los productos ya era difícil y nos llenaba de dudas, en este momento , nos vimos obligados a realizar las evaluaciones completamente a distancia. ¿Se presenta esto como un factor limitante? Por supuesto. Pero medio lleno del vaso está la posibilidad que teníamos de darle a nuestro jurado un carácter más integral en un sentido geográfico, trayendo la participación de académicos y profesionales del diseño de regiones fuera del famoso eje Rio-São Paulo. Uno de los efectos de esto es que el Premio podrá atraer a más candidatos fuera de este eje, ampliando nuestra visión del diseño practicado en diferentes regiones del país. Sin eventos que agreguen esta producción, nos quedamos con una visión limitada del estado del diseño en el país.

La incorporación de jueces de otros estados e incluso colegas que se encuentran en el exterior, en la categoría de trabajos escritos, se adoptó desde la última edición y los efectos positivos ya se han presentado este año, con la presentación de trabajos de diferentes regiones de Brasil, principalmente en el modo inédito. Al igual que con la categoría de productos, la tarea de evaluar el trabajo escrito de una manera completamente virtual fue un desafío. Primero, porque este año casi se duplicó el número de entradas, lo que refleja una demanda reprimida debido al salto en el premio el año pasado y, segundo, a todos los jueces nos faltan pequeños gestos como apreciar físicamente el volumen, hojear la obra, intercambiar información. con colegas tomando un café entre una discusión y otra.

El mantenimiento de este evento se debe al esfuerzo y competencia del equipo de MCB, que, a pesar de todas las adversidades, supo estructurar y viabilizar el Premio en estos tiempos complicados. Todo nuestro agradecimiento será insuficiente.

No podemos dejar de agradecer, en la misma cantidad y volumen, al jurado, que en nombre de promover y valorar el diseño brasileño, dedicaron tiempo y esfuerzo a sus rutinas profesionales para ayudar al MCB en esta tarea. Y esta tarea interesa a todos, pues se traduce no solo en la apreciación y difusión de la producción nacional, sino también en la crítica de esta producción: sus avances, sus sesgos y sus ausencias. Y, además, contribuir a las cuestiones fundamentales del propio premio, que si no se auto cuestiona y autoevalúa en cada edición, buscando expandirse y superarse, terminaría volviéndose irrelevante, como ocurre con el diseño en sí.

En una percepción que fue generalizada entre los jueces en la categoría de producto, existe una falta de cobertura por parte de los trabajos, que mostraron una tendencia a valorar la cara más superficial del diseño, con inscripciones que privilegian mayoritariamente el objeto bello, el objeto dirigido al consumo de lujo, totalmente desfasado con la realidad de la inmensa mayoría de la población brasileña. Nos vemos obligados a preguntar: ¿dónde están los productos y las investigaciones destinadas a resolver los problemas cotidianos del brasileño medio o de las poblaciones necesitadas de casi todo? Si este diseño existe, ¿por qué no se presenta? ¿Estaban estos productores demasiado ocupados con su supervivencia en medio de las dificultades económicas de este período? ¿El MCB Design Award se está consolidando en la percepción pública como un evento elitista? Son preguntas cuyas respuestas determinarán la relevancia futura de este premio. Y hay que insistir en ellos, ya que sabemos, por el alcance de la colección y los actos realizados, que esa no es la verdadera vocación de este Museo.

Y además de su importancia para la producción de material design, el MCB Design Award es un canal importante para la difusión de la producción intelectual en el campo del diseño. Los trabajos publicados e inéditos seleccionados para esta edición representan los múltiples frentes de temáticas que van desde la teoría, la filosofía, las artes aplicadas, la recuperación histórica y los procesos creativos hasta la investigación aplicada. Una diversidad de temas que suscitan diálogos, reflexiones y preguntas.

Hablar de la importancia de mantener vivo y relevante el Premio Museu da Casa Brasileira a partir de ahora, por tiempo ilimitado, es un esfuerzo evidente, dada su dilatada trayectoria y su importancia debidamente registrada. La comunidad del diseño, la academia y el mercado deben estar conscientes y activos en este esfuerzo de mejora constante, participando de todas las formas posibles y contribuyendo a tener un premio que sea más relevante en cada edición.

Nuestro más sincero agradecimiento al jurado y al Museu da Casa Brasileira.

Gerson Lessa e Teresa Riccetti

 

Saiba mais sobre o júri desta edição.
Entrar em contato

Mar. al sol de 10 a.m. a 6 p.m.

Ir al contenido